martes, 3 de marzo de 2009

Bóreas y el Sol






Bóreas y el Sol disputaban sobre sus poderes, y decidieron conceder la palma al que despojara a un viajero de sus vestidos.
Bóreas empezó de primero, soplando con violencia; y apretó el hombre contra sí sus ropas, Bóreas asaltó entonces con más fuerza; pero el hombre, molesto por el frío, se colocó otro vestido. Bóreas, vencido, se lo entregó al Sol.

Este empezó a iluminar suavemente, y el hombre se despojó de su segundo vestido; luego lentamente le envió el Sol sus rayos más ardientes, hasta que el hombre, no pudiendo resistir más el calor, se quitó sus ropas para ir a bañarse en el río vecino.

Es mucho más poderosa una suave persuación que un acto de violencia.

1 comentario:

Ross dijo...

Como siempre dando en el clavo con tus escritos.
Amigocha, como te dije, estoy super feliz y orgullosa con la desición que tomaste, estoy segura que Dios te respaldará en todo.
Te quiero miles de miles amiga de mi.
Un abrazote enorme para tus y el guapo de tu principito
Jani